Logo
Imprimir esta página
Imprimir esta página
Imprimir esta página
Imprimir esta página

Las Lágrimas de Jesús Nazareno de La Parroquia

Estampas Antiguas 5

Fotografía de Jesús Nazareno de la Parroquia en su anda procesional de 20 brazos para el Lunes Santo del 21 de marzo de 1932.  Nuestro Nazareno de la Parroquia no necesita leyendas, el mismo ya es una leyenda…

“Un viernes por la tarde, la tenue llovizna mojaba la arboleda de la 15 avenida, la Avenida de los Arboles, Juan Miguel se entretenía viendo desde la ventana, cómo la gente abría sus paraguas y sorteaba los charcos, cuando el agua arreciaba. Todo transcurría sin novedad alguna, siempre y cuando la sonora meteorología no lo sorprendiera. También la hora de ir a la cama estaba cargada de un ritual, casi mágico: cepillada de los dientes, el rezo del ángel de la guarda, gente a un cuadro de la Virgen del Rosario; música de algún programa de la TGW, o la lectura de algún cuento. Valiéndose de la sonoridad, luminosidad y el miedo del niño, su papá aprovechó para disuadirlo en forma distinta. 

Juan Miguel, te voy a contar una historia que nunca has escuchado, dijo-¿Te acordas que cerca de la casa hay un Jesusito que esta llorando?, el infante asintió la cabeza y llevo su manita cerca del lagrimal izquierdo y frunció el ceño, haciendo el gesto propio de un icono pasionario. Continuó: Pues bien,  Jesús va con la cruz a cuestas, y antes que empiece la procesión, tocan unos tambores muy fuertes y todos rezan, se encienden las luces del anda, y después lo cargan y suenen las marchas, ores, ezan, uces, achas, seguía el pequeño el relato con detenimiento. ¿Todo esto no te da miedo verdad.. No respondió el pequeño, sin dubitar. Pues igual es cuando suenen los truenos, son como el inicio de la procesión, los relámpagos son las luces del anda, y cundo llueve después, es porque Jesús de la Parroquia está llorando … ¿Sito ando? Preguntó el niño. Sí, por eso cada vez que escuches truenos y la lluvia, acordate de la procesión de Jesús . Cuando terminó con el relato, los decibeles del cielo aumentaron, la lluvia también, pero así era de profundo el sueño en él, que cayó. “

 Fuente: Revista Las Tres Potencias, Epoca I, Número 34.  “Las lágrimas de Jesús Nazareno de la Parroquia

Joomla
Joomla

Wordpress
Wordpress

© DescubriendoGuatemala.com 1995-2016 All Rights Reserved