Menu
Banner Principal Institucional 8 Sentimientos que Cristo Pascua y banderín Resurrección

La Patrona de los Franciscanos

Inmaculada Concepcion 10

Escrito por:

Walter Enrique Gutiérrez Molina, licenciado en historia, programa de la maestría en historia del Arte, Escuela de Historia, USAC.

La patrona de los franciscanos

A su llegada a Guatemala los seguidores de San Francisco de Asís fueron asignados a los territorios de la costa sur: una porción de Retalhuleu, Suchitepéquez, Escuintla y un área de Santa Rosa. También trabajaron en la meseta central y el altiplano: Totonicapán, la mitad de Quetzaltenango, Sololá y Chimaltenango, así como el enclave de Chiquimula en el oriente, y, claro está, en otros puntos del reino. No está demás mencionar que la patrona de la actual república de Nicaragua es precisamente la Inmaculada Concepción, herencia del trabajo franciscano en aquella región.

Al igual que los padres dominicos privilegiaron el conocimiento y la elaboración de la iconografía propia de su orden. En primer lugar de la Inmaculada Concepción y luego el panteón de sus santos, principalmente San Francisco de Asís, Santa Clara, San Bernardino de Siena y San Antonio de Padua.

Sin embargo, y como ya se anotó adelante, es menos frecuente encontrar representaciones de la Concepción de María tan antiguas o contemporáneas a las de la Virgen del Rosario (Cobán, Tamahú, Tucurú, Santiago Sacatepéquez, Santa Catarina Pínula, Chajul, Santiago de Guatemala, etc.) cuya presencia coincide con la política dominica de privilegiar el uso de la imagen y el milagro, sobre la escritura y la enseñanza basada en un código letrado.

 

Es probable que la primera representación cristiana venida a Guatemala fuera la de una Inmaculada Concepción pero no en su condición de patrona de la orden seráfica sino como insignia de España de la cual ya era patrona. Si la versión que dan Fray Francisco Vázquez y luego el padre Domingo Juárros es verídica, en Salcajá los conquistadores dejaron a su paso un tríptico en el que se encontraba esta representación mariana. La actual Ermita de Concepción La Conquistadora ubicada en ese municipio busca testimoniar esa primigenia presencia en el territorio pero que lamentablemente no puede ser completamente confirmada por la confusión documental, el extravío de la obra y las pocas pistas materiales que pudieran quedar del siglo XVI en la actual ermita.

De esa cuenta, la primera imagen de la concebida en su calidad de patrona de la orden de los franciscanos debió encontrarse en su convento de la Ciudad de Santiago, ubicado en primera instancia en el asiento de Almolonga. Es importante mencionar que la Cofradía de la Limpia Concepción de María es la primera fundada en Guatemala. Ninguna escultura queda en el actual San Francisco de esa temporalidad y esa advocación.

Tanto el cronista Vázquez como Fuentes y Guzmán le adjudican a la Virgen del Coro una antigüedad que ronda la mitad del siglo XVI. Actualmente la imagen presenta daños considerables debido a cambios de gusto y mutilaciones que se hicieron especialmente en el siglo XIX.

Inmaculada Concepcion 10

Por lo tanto solamente es posible encontrar rasgos de cierta antigüedad en las actuales vírgenes de Concepción de San Francisco en la capital de Guatemala y Ciudad Vieja que probablemente procedan de finales del siglo XVI y principios del XVII, ambas traídas de España. Un caso excepcional es la Virgen de los Pobres, originalmente una concebida, pero que debido a la duplicidad y llegada de una imagen con el mismo título proveniente de allende el Atlántico fue transformada en la advocación con la que hoy se le conoce, aunque su procedencia temporal esté muy cercana a las dos mencionadas.

Durante el siglo XVII y XVIII, antes del proceso de secularización de las doctrinas y su absorción por la diócesis, los franciscanos realizaron un extenso programa de difusión de su patrona.

De severas líneas arcaizantes la escultura de San Juan La Laguna en Sololá es un punto de partida muy interesante para comparar y verificar la evolución del estilo puesto de manifiesto en esta representación mariana que tanto cariño despierta entre los católicos guatemaltecos.

San Francisco el Alto, Totonicapán, posee una exquisita muestra de escultura y pintura de la primera mitad del siglo XVII, al igual que las patronas de los municipios de Concepción en Sololá y Villa Nueva en Guatemala que refrendan la riqueza de la representación iconográfica de la Inmaculada Concepción.

Igualmente es posible observarla en el remate del retablo de San Pedro Almolonga, Quetzaltenango y en San Jorge la Laguna, Sololá, en esculturas cuyas características sean de finales del siglo en cuestión.

El siglo XVIII es prolijo en la elaboración de esta advocación mariana. Gracia y dulzura se hacen presentes en los rostros de las concebidas de Salcajá, Quetzaltenango; San José Chacayá, Sololá y San Francisco El Grande en La Antigua Guatemala, de la primera mitad del siglo; mientras que las esculturas de Ciudad Vieja en la actual zona 10 de la Ciudad de Guatemala y Samayac, Suchitepéquez; presentan el movimiento y vitalidad propios del ultra barroco guatemalteco. La última mencionada agrega a estas características la presencia de un revestimiento finamente repujado en plata que la enlaza con las imágenes tratadas de esta forma durante este periodo en la región de influencia kiché.

Como conjunto, el retablo dedicado a la Inmaculada y la pintura mural que lo rodea en San Cristóbal Totonicapán es un ejemplo digno de destacar en el que se fusionan ambas ramas del arte para destacar la riqueza y complejidad de la doctrina que gira en torno a esta advocación.

Inmaculada Concepcion 12

Pinturas de finos trazos y colores para adornar los muros de los templos franciscanos y las residencias de cientos de familias se distribuyeron por todo el reino. Paralelas a estas obras de carácter privado se erigieron fachadas monumentales que complementan el recorrido por la ruta que los franciscanos realizaron en el antiguo reino de Guatemala durante la época colonial. Concepción en Sololá, la cabecera de Escuintla y Ciudad Vieja en Sacatepéquez presentan justamente esa riqueza arquitectónica que con su propio lenguaje funde en la conciencia de la población de esos lugares la devoción o simpatía por la Purísima.

La fuerza con que los frailes franciscanos impulsaron y divulgaron a su patrona trascendió la misma secularización de las doctrinas a mediados del siglo XVIII, al grado de constituir hoy en día una conmemoración con mucha fuerza aún en las regiones evangelizadas por las otras ordenes, como Huehuetenango donde estuvieron los mercedarios. Su catedral está dedicada también a la Concebida y la fachada fue completamente remozada en la segunda mitad del siglo XIX con características neoclásicas justamente para conmemorar la promulgación del dogma en 1854.

Regiones tradicionalmente franciscanas como Mazatenango, también renovaron sus imágenes en el siglo XIX y XX y templos como La Merced en la Nueva Guatemala desvinculados a aquella orden complementaron o readecuaron sus retablos con esta advocación.

La misma Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala tiene dentro de sus principales tesoros la escultura y orfebrería dedicadas a la Virgen de Concepción, realizadas hacia 1852 previo a la declaración del dogma.

 Inmaculada Concepcion 09

Información adicional

  • © Historia del Arte: © Semana Santa en Línea. Prohibida la reproducción total o parcial. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
The most visited gambling websites in The UK
Anuncio Principal Inferior 9 Soy Cucurucho tengo los mismos Sentimientos
Banner Principal Inferior 11 Android