Menu
Banner Principal Institucional 8 Sentimientos que Cristo Pascua y banderín Resurrección

Una Virgen para la historia

Virgen del Rosario para Historia 00

Una Virgen para la historia

Escrito por: Lic. Walter Gutierrez

En el tercer asiento de la ciudad de Santiago de Guatemala, los dominicos fundaron un convento que servía de sede para la orden en todo el territorio que hoy comprende Chiapas y Centro América menos Panamá. Su riqueza se vio prontamente manifestada en la creación de suntuosas obras de arte según el espíritu de la época.

Entre los tesoros que provenían del viejo mundo existía una Virgen pequeña con la advocación del Rosario que permanecía en el convento y era conocida como “la Domina”. Hacia 1580, Fray Lope de Montoya encargó a tres plateros radicados en Santiago una imagen de tamaño natural copiando el modelo de la mencionada “Domina”. Los encargados de fundirla y darle la apariencia de una dama fueron Nicolás de Almayna, Francisco Bozarraez y Lorenzo de Medina, discípulos del platero sevillano Andrés Revolledo que trabajó en esta misma ciudad.

Virgen del Rosario para Historia 01

Aparece entonces un modelo de Virgen del Rosario que será reproducido en múltiples lugares donde la orden tiene presencia: Salamá, Tactic, Chichicastenango y ya entrado el siglo XVIII, Quetzaltenango, con esculturas; y dispersando sus retratos al óleo desde Chiapas hasta Comayagua.

La imagen del convento dominico se convirtió, gracias a su permanencia en el principal de los templos de la orden en toda la comarca, en un ícono, primero de los frailes, luego del barrio, después de la ciudad y luego de todo el reino.

Esto se puede ilustrar con dos aspectos concretos: las riquezas acumuladas en su capilla y su cofradía y, las réplicas y retratos que de ella existen diseminados por todo el territorio de la capitanía y que ya se ha mencionado.

Del siglo XVII nos llega el relato de Tomas Gage –fraile inglés que vivió en Guatemala durante algún tiempo-, quien luego de abandonar la orden y retirarse a Inglaterra escribe una pormenorizada descripción de algunos lugares. Al referirse a la Virgen y su capilla nos cuenta: “Entre las riquezas que tienen hay una imagen de la Virgen María, hecha de plata pura, y del tamaño de una mujer de buena talla. Está colocada en un tabernáculo hecho expresamente en la capilla del rosario, donde hay por lo menos doce lámparas de plata que arden perpetuamente delante de esta imagen.”

Virgen del Rosario para Historia 04

La Virgen reflejaba su importancia también en las manifestaciones de fe del pueblo, Fray Francisco Ximénez dice en su crónica de la orden que en 1717, después de un siglo de no moverse de su altar la Virgen salió en rogativa por el cese de los temblores de aquel año.

En 1779 la orden se traslada a la nueva ciudad después de la orden irreversible del capitán general Martín de Mayorga. Con ellos viene ineludiblemente la imagen de la Virgen, ya restaurada, debido a que el terremoto de 1773 la arruinó en un gran porcentaje.

Josefina Alonzo de Rodríguez, experta en platería, al publicar los documentos sobre plateros coloniales, localiza que Joseph Cornelio de Lara declara en agosto de 1774, a un año del terremoto, haber reparado la imagen de Nuestra Señora del Rosario y que la recibió “toda machucada”. Llaman la atención dos cosas: el estado en que quedó la imagen después del terremoto y la premura de repararla para restablecerla al culto de los fieles.

A la nueva ciudad llegó con nuevos brillos. Desde 1779 hasta 1808 permanece en una residencia privada trasladándose al templo hasta que fue concluido en ese año.

Información adicional

  • © Historia del Arte: © Semana Santa en Línea. Prohibida la reproducción total o parcial. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
The most visited gambling websites in The UK
Anuncio Principal Inferior 2 Difundiendo Nuestras Tradiciones
Banner Principal Inferior 11 Android